«No vayas hacia afuera, vuelve dentro de ti, en el interior del hombre se haya la verdad» (San Agustín)