«No se violenta impunemente a la naturaleza, y el médico verdadero en el dominio de la psiquiatría es el que se esfuerza por comprender y por ayudar a sus enfermos teniendo en cuenta, en unidad armoniosa, tanto las leyes de su naturaleza fisiológica como las leyes de su naturaleza moral». (Henri Baruk)