“El ser humano que no puede trascender, no ya su conciencia, sino ni siquiera su lenguaje, no puede en el fondo hablar ya de nada. El lenguaje del cálculo técnico es lo único que le queda”. (Joseph Ratzinger)