«La alegría sin esperanza es simple diversión». Papa Francisco, mayo 2016.