«Los hijos aprenden a amar lo que los padres le susurran al oído» (San Agustín)