«En realidad no se llama con razón ‘hombre bueno’ al que sabe lo que es bueno, sino al que ama lo bueno» [San Agustín, Civ Dei, XI, 28]

 

«Cuando se pregunta si algún hombre es bueno, no se inquiere qué cree o espera, sino qué ama» [San Agustín, Enquiridion, 117, 31]

«La felicidad es propia de los hombres buenos». [Aristóteles]