«Puede nuestro verbo existir sin que se traduzca en obras, pero no es posible la acción si no precede el verbo».  [San Agustín, Trin., XV, 11]