«Quién está más enfermo, el que se siente molesto con su enfermedad y llama al doctor, o el que prefiere ignorar su enfermedad y no se toma la molestia de llamarlo?». [San Agustín, Serm. 354, 2, 3]