«Lo que uno reputa ser el fin último, ello domina su afecto y de ello extraer todas las normas que regulan su conducta». [Santo Tomás de Aquino]