«Y toda [mi conversión] consistió en esto: no querer lo que antes quería, y querer lo que Tú querías». [San Agustín, Conf. 9, 1,1]