«Signo de que hay hábito, es que se obra con deleite» [Aristóteles]