«No hay alma por perfecta que sea que no necesite un desaguadero». (Sta. Teresa de Ávila)