«La concepción materialista de la conciencia como epifenómeno, según la cual la conciencia sería como el chorro de luz que sale de un motor en funcionamiento sin desempeñar ningún papel en la marcha de este motor, es hasta tal punto contraria a todos los datos clínicos que no merece la pena siquiera que la discutamos». (Henri Baruk)