«La vocación verdadera y una espiritualidad recta no enferman»

 

«Es desde la espiritualidad que se ordena la sensibilidad» (Abelardo Pithod)