«Dame lo que pides, pide lo que quieras”. (San Agustín)