“La más profunda aspiración de la esencia del ser humano, […] no puede ser reducida al lenguaje del cálculo. […]. El ser humano […] tiene que reflexionar sobre lo que no es calculable, para que su pensamiento toque la zona de lo verdaderamente humano”. (Joseph Ratzinger)