«Lo que me proponía […] era simplemente demostrar que reconocer como seres vivientes a un caballo o a un gato, es mucho menos ficticio que despacharlos como máquinas».

(Charles De Koninck)

«Entre una casa y un montón de materiales de construcción existe una diferencia bastante manifiesta. Pues bien, entre un conjunto de moléculas y átomos y un hombre existe todavía mayor diferencia». (Charles De Koninck)