«El método de la ciencia, de la ciencia exacta y de disciplinas como la sociología y la psicología que hoy intentan ser tan exactas como la física, renuncian desde el principio a ocuparse del individuo, que es lo único irrepetible.

El método de las ciencias exactas se limita a observar exclusivamente fenómenos y hechos que sean, por definición, estrictamente repetibles. Esto explica que la ciencia exacta sea incapaz de explicar el curso de los acontecimientos [humanos] en el tiempo, es decir, la historia, tanto individual como social». (Stanley L. Jaki)