«En la oración, el ‘yo’ humano percibe con mayor facilidad la profundidad de lo que significa ser persona». (Juan Pablo II, Carta a las familias)