«Placebo: Sustancia con significado» (Cfr. San Agustín, Sobre la Doctrina Cristiana, L. II, 29,45)