«Un pequeño error en el principio se transforma en un gran error al final» (Aristóteles)