«Un organismo que carece de propósito no es un organismo en absoluto». (Charles De Koninck)