«Generalmente sospechamos en los demás lo que sentimos en nosotros mismos». [San Agustín, Enarr. in Ps. 32,2,7]