«Cualquiera prefiere lamentarse con mente sana a alegrarse en la locura». [San Agustín, Civ. Dei, XI, 27]