La Revelación aparece como «una verdad más profunda, una verdad que alcanza más al ser humano, en lo que tiene de más específicamente humano, que los enunciados de las ciencias naturales, por muy exactos e importantes que éstos sean». (Joseph Ratzinger)