«Lo propio del sabio es ordenar» (Santo Tomás de Aquino)