«Aunque alguien opte por quedarse soltero, la familia sigue siendo, por así decirlo, su horizonte existencial». (Juan Pablo II, Carta a las familias)