«En esta vida, toda tentación es una lucha entre dos amores» [San Agustín, S 344,1]