«La sangre se hereda y la virtud se conquista; y la virtud vale por sí sola lo que la sangre no vale».

(Don Quijote)